19 de noviembre de 2012

Pagar por la energía que se consume en calefacción central

De los aproximadamente 1,1 millones de viviendas que disponen de calefacción central en el parque edificatorio español, tan solo el 10% utilizan un sistema de reparto del gasto de energía basado en consumos reales. Los repartidores de costes de calefacción no solo permiten que cada vecino pague la energía que consume, sino que además son una solución “barata, sencilla y efectiva” de ahorrar energía.

No es cierto que el usuario que más energía consume sea el que más paga; al menos en cuanto a calefacción centralizada se refiere. Lo habitual es que en edificios con este tipo de instalaciones el gasto se reparta en función de criterios “poco rigurosos”, tales como metros cuadrados de la vivienda o número de radiadores.

            Actualmente en España, de los aproximadamente 1,1 millones de viviendas que existen con calefacción central, sólo el 10% tienen y utilizan sistemas de reparto de calefacción central en base a consumos reales. Son datos de la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción, AERCCA.

            Una solución “barata, sencilla y efectiva” para acabar con esta práctica del pago por igual independientemente de lo que cada vecino gaste, y que a la vez permite ahorrar energía, es la instalación de repartidores de costes de calefacción, unos dispositivos pensados para su implementación en edificios con sistemas centralizados de calefacción cuya distribución a las viviendas se realice por columnas. Aunque se pueden utilizar en todo tipo de instalaciones centralizadas de calefacción.

           LO QUE DICE LA NORMATIVA

            El presidente de la AERCCA se lamenta de la situación reglamentaria que existe en nuestro país con respecto a los repartidores de costes: tan sólo el RITE (Reglamento de las Instalaciones Térmicas de la Edificación) obliga desde 1998 a la instalación de contadores individuales de energía térmica cuando la calefacción central es en anillo (existe una única entrada y una única salida del agua de calefacción en la vivienda), “pero nada dice de las disposiciones en columnas, que son precisamente aquellas que por ser más antiguas tienen una menor eficiencia energética, y por tanto, mayor potencial de ahorro”.

            No ocurre así en países mediterráneos como Italia: donde la instalación de los repartidores de costes es obligatoria en varias regiones; o en otros como en Francia, Rumania o Turquía, que cuentan con una legislación muy concreta sobre repartidores de costes de calefacción; sin olvidar a Alemania, Polonia o Bélgica.

            Precisamente es en estas directivas europeas, y en concreto en la nueva directiva de eficiencia energética, que acaba de ser aprobada por el Parlamento Europeo, donde se insiste en la necesidad de que el consumidor final cuente con las herramientas necesarias para que conozca y pague la energía que consume, “lo que es habitual en electricidad, gas natural y agua, pero no tanto en calefacción”, indica Ignacio Abati. “A nadie se le pasa por la cabeza pagar parte del consumo del gas o la electricidad del vecino”, añade.

            Según comenta el presidente de la asociación, la nueva directiva de eficiencia energética obligará a que todos los edificios que estén dotados de calefacción central tengan contadores individuales (repartidores de costes) antes del 1 de enero de 2017, con lo que se abre un proceso legislativo y de divulgación “en el que AERCCA está ya teniendo un papel muy activo”.

            SENCILLOS Y ECONÓMICOS

            Los repartidores de costes de calefacción son unos dispositivos pequeños, sencillos y estéticamente agradables, que se instalan en cada radiador y no necesitan “ni obras, ni cortes de suministro, ni molestias”.

            Como comenta el presidente de la AERCCA, su funcionamiento es también sencillo: el aparato comprara las temperaturas del radiador y del ambiente, y registra, en base a la diferencia de temperaturas, la cantidad de calefacción consumida por el radiador. Dichos registros de consumo son enviados por radio al responsable del reparto de costes, con lo que una vez instalado, no hay que entrar en la vivienda para recoger los consumos registrados.

            En cuanto al desembolso que puede suponer en una vivienda tipo la instalación del sistema, es precisamente, “donde radica su principal ventaja”. Cada repartidor de costes tiene un precio, instalado, de entre 25 y 35 euros, a lo que habría que añadir el coste del servicio de lectura y facturación del consumo, que viene a ser entre 4 y 6 euros por año por cada radiador. Se trata de una inversión que puede amortizarse en un periodo de entre 1,5 y 2 años: “algo que muy pocas iniciativas ahorradoras de energía están en condiciones de afirmar”. Pero además, existen modalidades de contratación que permiten reducir el desembolso inicial, “con lo que desde el primer momento se obtienen ahorros”.

            Como contrapartida, la contabilización individual permite ahorrar energía.

            Según el IDEA, tan sólo instalando repartidores de costes de calefacción se pueden alcanzar ahorros sustanciales; y si además vienen acompañados con la instalación de válvulas termostáticas, que permitan que cada vecino regule su consumo, los ahorros pueden alcanzar hasta un 30% de la energía consumida en calefacción en el edificio.

          
Encinar XXI Gestoría y Administración de Fincas ¿Hablamos?

Pídanos presupuesto sin compromiso:  C/ Estartetxe 5 2ª planta dpto. 205 - (48940) - Leioa - Vizcaya - Teléfono 94 402 27 35 Ext.1 - Fax. 94 402 27 37 encinarxxi@gmail.com

Prestamos servicios en  los municipios de Leioa (incluyendo la zona de Artaza y Lamiako) - Getxo (incluyendo Las Arenas, Romo, Santa Maria de Getxo, Algorta y Neguri) - Berango - Sopelana - Erandio ( incluyendo Astrabudua - Sestao - Portugalete - Santurtzi - Barakaldo (incluyendo San Vicente, Ansio, Galindo, Zaballa, Larrea, Rontegi, Beurko, Zuazo, Retuerto, El Regato, Burtzeña y Cruces) - Valle de Trapaga o Trapagarán - Zamudio -Bilbao (incluyendo Begoña, Deusto, San Ignacio y Sarriko). Fuente: Ista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada